RSS

Beneficios de la Dieta Mediterránea

Dieta Mediterránera y café: Prevención primaria de cáncer de mama

-

Cualquier medida dietética que fuera capaz de reducir la incidencia del cáncer de mama sería más que bienvenida, pues dicho tumor maligno es el de mayor prevalencia entre las mujeres de todas las latitudes. Pues bien, tanto la Dieta Mediterránea (DM) como el consumo regular de café parecen reducir el riesgo de este cáncer, a tenor de los hallazgos científicos más recientes. En consecuencia, la combinación de ambos estilos dietéticos se convierte en un maridaje altamente saludable, por el que merece la pena brindar a los postres, pero con un buen café, preparado con adecuada técnica barista.

Leer más

Dieta Mediterránea: Prevención de deterioro mental y de Enfermedad de Alzheimer

-

El deterioro de las facultades mentales asociado al envejecimiento puede oscilar desde una alteración leve del intelecto hasta la enfermedad de Alzheimer, el tipo más frecuente de demencia. Como las personas que sufren tales enfermedades no pueden beneficiarse actualmente de tratamientos curativos, diversas líneas de investigación internacionales no cesan en su empeño por descubrir procedimientos de prevención primaria de las mismas, concomitantemente con los de prevención secundaria (diagnóstico precoz y tratamiento efectivo).  Pues bien, la suerte empieza a acompañarnos, pues estilos de vida tan accesibles como la práctica regular de actividad física aeróbica y la Dieta Mediterránea parecen ejercer un significativo efecto preventivo de estas temibles patologías, dado que potencian la regeneración cerebral o neurogénesis.

Leer más

Reversión del Síndrome Metabólico por la Dieta Mediterránea

-

El síndrome metabólico (SM) engloba un conjunto de reconocidos factores de riesgo cardiovascular que incrementan mucho las posibilidades de desarrollar una diabetes tipo dos, un infarto agudo de miocardio, un accidente vascular cerebral e incluso morir por estos procesos cardiovasculares. Como está muy vinculado a la obesidad por dietas hipercalóricas, ricas en ácidos grasos saturados, así como a una vida sedentaria, disponemos de dos excelentes estilos de vida que pueden tanto evitar como revertir este proceso: uno, la práctica regular de actividad física aeróbica; otro, la Dieta Mediterránea (DM).

Leer más