Dehesa de Mambrillas de Lara: Aún pasta un rebaño de ovejas entre quejigos con rostro humano

En un área de la ladera septentrional de la burgalesa Sierra de las Mamblas se halla la dehesa de Mambrillas de Lara, que alberga uno de los quejigares más extensos y mejor conservados del planeta, en el que el dominante quejigo convive con otras especies arbóreas caducifolias como avellanos, arces, mostajos, algunas hayas, fresnos y melojos.

Este paisaje adehesado de centenarios árboles revela el interés de los autóctonos de muchos de estos pueblos serranos por preservar ciertos terrenos comunales para el aprovechamiento exclusivo de su ganado, sin la servidumbre de la otrora ganadería ovina trashumante del Honrado Concejo de la Mesta. Merced a ello, han podido legar a las generaciones venideras un excepcional patrimonio natural, para disfrute de propios y extraños, como también puede observarse en la vecina dehesa de Hortigüela así como en las dehesas de bastantes localidades de la cercana Sierra de la Demanda: Huerta de Arriba, Huerta de Abajo, Tolbaños de Arriba y Tolbaños de Abajo, entre otras.


TRAYECTO HASTA MAMBRILLAS


Si partimos de Burgos, capital, es preciso salir por la Autovía del Norte ó A-1 (la antigua nacional de Madrid). Tras nueve kilómetros de recorrido habrá que abandonarla para coger, a la derecha, la Nacional 234 (Burgos-Sagunto), que no abandonaremos hasta llegar a Mambrillas de Lara, pasando previamente por Olmosalbos, Hontoria de la Cantera, Cuevas de San Clemente y el alto de Mazariegos (1.060 m), ubicado a unos 32 kilómetros de la capital cidiana, desde donde se divisa, a la derecha, las cumbres más altas de la sierra de las Mamblas: la Muela (1.374 m.) y el Castillejo (1.347 m.).


A nuestra izquierda contemplaremos Peñalara, donde aún perduran vestigios de un castro celta y el famoso Picón de Lara, restos del castillo donde nació en el año 910 Fernán González, gran forjador de la Castilla medieval. Si avanzamos unos cinco kilómetros más llegaremos hastaMambrillas de Lara, observando, a la derecha, en una especie de concavidad de estas montañas, su singular dehesa, principal protagonista de este contenido.


Antes de aproximarnos y adentrarnos en la foresta, quizá sea mejor dejar estacionado el coche en el pueblo, a fin de no deteriorar el camino roturado entre prados de buen pasto. Aunque, luego, habrá que tener mucho cuidado al atravesar la nacional 234. Al poco de hacerlo, veremos nuestro camino.


PANORÁMICA DEL SUAVE RELIEVE DE LA SIERRA DE LAS MAMBLAS


Antes de dejar nuestras huellas en el sendero, es posible que nos resulte placentero contemplar el romo relieve septentrional de las montañas de laSierra de las Mamblas. Para ello, miraremos de frente, de izquierda a derecha, de sureste a suroeste, para ver, según las indicaciones del mapa IBERPIX 4, del Instituto Geográfico Nacional (IGN), las siguientes cumbres: cerro de San Cristobal (1244 metros de altura), muy próximo a Hortigüela; Cerro de la Cueva (1278 m.), donde está la cueva del Penuquillo; el Asentado (1232 m.), que por el norte acoge con el monte precedente gran parte del bosque caducifolio de la dehesa de Mambrillas; el Somo (1201 m.); Peña Alta (1217 m.); Covatero (1273 m.); la Muela (1374 m.) y el Castillejo (1347 m.), las dos cumbres más altas de esta sierra, como dijimos antes.

 

¿DE DÓNDE PROCEDE EL NOMBRE DE LAS MAMBLAS?


Esta panorámica de suaves y romas cumbres (sinclinales colgados) es fruto de la erosión ejercida por el viento, el agua, el hielo, entre otros agentes erosivos, durante millones de años, sobre la orla mesozoica ibérica, previa a la Sierra de la Demanda.    


La imaginación popular ha comparado estas delicadas cumbres con las mamas femeninas, por lo que desde antaño recibieron el nombre latino de mammulas, que significa pechos de mujer.


Por lo mismo, Mambrillas procede de otro nombre latino, mambligas, esto es, mamblas pequeñas. Ya en 1587 aparecen documentos donde se nombra al actual Mambrillas como Mambligas.


A mi entender, tal denominación podría deberse a que las montañas que están justamente enfrente de Mambrillas, el Cerro de la Cueva y el Asentado, tienen menos porte y altura que las más occidentales, la Muela y el Castillejo.


CONEXIÓN CON EL CAMINO DE SAN OLAV


Ya en el camino de la dehesa, lo primero que encontramos a nuestra derecha son dos construcciones de piedra y teja roja, que aparentan tenadas, así como, un poco más adelante, una alargada nave que sirve tanto para almacenar heno como para encamar al rebaño de churras de Mambrillas.   


Primera señal del Camino de San Olav. Al fondo, de izquierda a derecha, El Cerro de la Cueva, El Asentado y el Somo.


Tras andar una centena de metros deberemos abandonar este primer camino para desviarnos a la izquierda por otro, marcado por una singular señal, que seguiremos durante medio kilómetro, al final del cual apreciaremos, a nuestra izquierda, una segunda señal de igual morfología que la primera: un pequeño poste de madera, en cuya punta biselada se adhiere una placa metálica con una cruz roja o de gules con los cuatro lados de igual longitud, rematados en tres puntas como triángulos de  cóncavos lados, englobada por símbolos del infinito enlazados, que corresponde al emblema del Camino de San Olav. Esta ruta de peregrinaje nos conducirá, atravesando la Sierra de las Mamblas, hasta un paraje de Covarrubias, el Valle de los Lobos, donde se ubica la ermita de San Olav, en honor de Olaf II de Noruega, rey que introdujo el cristianismo en su país en el siglo XI. Poco después de inaugurarse esta ermita (septiembre 2011), la Asociación para el Desarrollo de la Tierra de Lara ideó y planificó esta ruta de 60 kilómetros (desde Burgos capital hasta el Valle de Los Lobos), a fin de contribuir a la difusión de la ermita citada.


De todas formas, en el artículo siguiente abordaremos más este asunto, el de la promesa incumplida a una princesa noruega, doña Cristina, por parte de su marido, infante de Castilla, don Felipe, hermano de Alfonso X. Como entonces veremos, la construcción de la citada ermita acabó reparando el honor mancillado, la palabra incumplida, aunque fuera casi ocho siglos más tarde.


Dehesa de Mambrillas de Lara: Segunda señal del Camino de San Olav. Al fondo el Cerro de la Cueva y el Asentado


Precisamente, la dehesa de Mambrillas de Lara es atravesada en parte por este Camino de peregrinaje, como a continuación veremos.


Cruz de San Olav englobada por el lazo del infinito: símbolo del Camino de San Olav


ADENTRÁNDONOS EN EL QUEJIGAR


Como acabamos de decir, durante esta primera parte de trayecto, la ruta que seguiremos se identifica con la del Camino de San Olav, cuyas señales identificativas nos sirven de guía. Así, pues, entraremos con la mirada puesta en la segunda señal, antes mencionada, dejándola a nuestra derecha, mientras andamos por un camino orlado por múltiples matas de estepa (Cistus laurifolius) con sus hojas lanceoladas u ovaladas similares a las del laurel, que en mayo dejan ver  unas flores con 5 pétalos blancosconvergiendo en un centro amarillo (por los numerosos estambres gualdos del androceo).


Tras andar poco más de cien metros por un piso de fino pasto de gramíneas sobre las que surgen múltiples flores de manzanilla (en mayo-junio), volvemos a ver, a nuestra derecha, otra señal del Camino de San Olav, que nos invita a desviarnos por el sendero que anuncia.


Dehesa de Mambrillas de Lara: Tercera señal del Camino de San Olav (22-04-2017)


Dehesa de Mambrillas de Lara: Gamones por doquier (22-04-2017)


Al poco de entrar, nos dan la bienvenida siete poderosos melojos (Quercus pyrenaica), a nuestra izquierda, y dos buenos ejemplares de fresno, a nuestra derecha, en tanto que en el suelo se despliegan multitud de gamones. No es raro escuchar en primavera el tamborileo del pico picapinos (Dendrocopos major).


Dehesa de Mambrillas de Lara: Fresnos de buen porte (18-05-2017)


Tras recorrer una centena de metros nos llama la atención, a nuestra izquierda, la presencia en una hondonada de unos cuantos ejemplares de fresnos, especies amantes del sol y de los terrenos fértiles con buena dotación de agua. En torno a los mismos se aprecian melojos de considerables dimensiones, que nos muestran sus hojas de corto peciolo y de limbo lobulado con profundas escotaduras (pinnatífido), que se aproximan al nervio central.


Dehesa de Mambrillas de Lara: Melojo o reboll con sus hojas de limbo dividido en largos lóbulos que se aproximan al nervio central, con sus flores masculinas dispuestas en amentos amarillos péndulos. 16-05-2017


A continuación, ascenderemos un tramo curvilíneo para, nada más rematar la pendiente, observar, a nuestra izquierda, un notable quejigo (Quercus faginea) que muestra en su ancho tronco un gran orificio que conduce a un espacio hueco, utilizado como cama por ginetas y otros mamíferos.


Dehesa de mambrillas de Lara: hojas de quejigo con su limbo dentado, de haz lustroso y envés más pálido. 16-05-2017


Las hojas del quejigo, a diferencia de las del melojo, son más coriáceas y su limbo no tiene estrechos y profundos lóbulos sino pequeños dientes que lo recorren homogéneamente, algunos un poco punzantes. De todas formas, es muy común que ambos se hibriden.


Además, tanto el quejigo como el melojo son marcescentes, esto es, sus caducas hojas se mantienen sin caerse durante gran parte del invierno, a pesar de estar secas, adoptando unos tonos marronáceos.


Quejigo centenario con gran orificio en el tronco. 18-05-2017     


Quejigo horadado. 22-04-2017


Cuando llevamos recorrido como medio kilómetro, veremos cómo unas pequeñas encinas, alguna sabina y unos cuantos arces intentan ocupar su espacio ante el dominio abrumador del quejigo. Nosotros llanearemos un breve tramo para, luego, descender otro corto trecho, que nos permitirá descubrir, en la parte más declive del terreno y a nuestra derecha, numerosas matas de tomillo salsero (Thymus zygis) seguidas de primaverales prímulas (Primula veris) que nos muestran sus flores intensamente amarillas, pendiendo de largos tallos. Justo, enfrente, al otro lado del camino y antes de volver a empinarse el camino, se aprecian dos arces silvestres (Acer campestre) y un fresno.


El camino vuelve a empinarse: Dehesa de Mambrillas de Lara (22-04-2017)


Cuando estamos culminando esta pendiente, observaremos en lontananza, a nuestra izquierda, una buena panorámica de Peña Lara, al noroeste, y delpico Mencilla, al noreste.                          



CONVERSACIÓN CON UN PASTOR


Tras ascender un corto trecho llegamos a un alto desde donde se divisa bien la frondosidad arbórea de esta dehesa, que se despliega entre el Asentado, a nuestra derecha (SO) y un monte, a nuestra izquierda (SE), que, hasta hace poco, juraría que se denominaba Peña de la Torca. Sin embargo, en la aplicación IBERPIX 4, del Instituto Geográfico Nacional (IGN)), el nombre que identifica la citada cumbre es el de Cerro de la Cueva, como hemos referido anteriormente, en tanto que Peña de la Torca figura más al suroeste, denominando a otro paraje.


Cuando el camino vuelve a descender vuelve a mi mente el recuerdo agradable de la conversación que mantuve en abril de 2017 con un pastor.


Según descendía lo vi sentado a un lado del camino, junto a una oveja y su cría. Cerca debía de estar el rebaño a tenor de los numerosos balidos que dominaban el ambiente.


Pastor junto a una oveja y su cordero (22-04-2017)




Descendí lentamente, dando tiempo a que el pastor me viera y se incorporara. De esta guisa, al llegar a su nivel, busqué su mirada y le saludé:


 —Buenas tardes. ¿Qué tal anda?


—Pues ahora poco. De pie me encuentro. Hace un rato, sentado estaba— me respondió con cierta agudeza y no poca sorna.


Observé a un hombre delgado, de pelo canoso y generoso, cubriéndole gran parte de la frente, nariz aguileña, tez curtida por el sol, ojos vivos, de iris verde. Vestido con un mono azul, entreabierto, que dejaba ver una camisa de cuadros, con tonos azules, blancos y rosas. Del hombro izquierdo le pendía una chaqueta de cuero marrón grisáceo, raída y gastada por el uso. Su semblante sereno y un tanto receptivo, a pesar de la huidiza respuesta, me animó a reanudar la conversación.


—Mire, tengo una duda que quizá usted pueda resolverme. Se trata del nombre de la cumbre de ese monte de la izquierda— miro de frente, hacia el sur, señalando la vertiente septentrional de las laderas que arropan este bosque caducifolio—.  Es que en los mapas del Instituto Geográfico Nacional figura con el nombre de Cerro de la Cueva y no Peña de la Torca, como hasta ahora creía yo. ¿Sabe usted, pues, cuál es su verdadero nombre?


—En los diez años que llevo pastoreando este rebaño nunca he oído el nombre de Peña Torca. Más será el segundo, el pico de la Cueva, pues en él se encuentra la cueva del Peluquillo. Aunque vaya usted a saber. No es raro que la gente emplee nombres diferentes para llamar al mismo sitio—pondera su respuesta.


—Hombre, lo de la Cueva tiene sentido. Aunque en el mapa pone Cueva del Penuquillo.


—En el mapa ese pondrá lo que quiera, pero yo la conozco como cueva del Peluquillo —responde con convicción— Además, por aquí dicen que es tan larga que si uno se mete dentro de ella puede llegar hasta Mambrillas.


—¡Vaya! ¡Eso que me cuenta sí que es singular!


— De todas formas, no se crea… yo no he visto ningún agujero ni salida de cueva alguna en el pueblo.. puso en duda la longitud y destino de la tal cueva y dio por zanjado el tema.


Se aproxima el rebaño de churras (22-04-2017)


Churras del rebaño de Mambrillas de Lara


Perros vigilantes del rebaño de churras de Mambrillas de Lara (22-04-2017) 


En poco tiempo nos vimos rodeados por numerosas ovejas, acompañadas por dos buenos perros. Abusando de la paciencia del pastor, cambié de tema y continué con más preguntas.


— ¿Ese rebaño es suyo? ¿Es usted de Mambrillas?


—No, ni el rebaño es mío ni soy de Mambrillas. Mi madre me alumbró en Cubillo del César. Aunque al poco de nacer, mis padres se trasladaron a Quintanalara, donde siempre he vivido. El padre de mi jefe sí que es de Mambrillas — dio cumplida respuesta a mi sarta de preguntas.


—Es una suerte que todavía puedan verse rebaños como éste, pastando libremente por el campo, nutriéndose de buena hierba, que crece junto a plantas aromáticas, como el cantueso, espliego y tomillo. Seguro que tanto la leche como los quesos y, sobre todo, los corderos, son de una gran calidad —intenté iniciar un nuevo tema, mientras disfrutaba de su compañía.


—¡Hombre, claro! Puede estar seguro de que los corderos de estas churras son mucho mejores que los de las que viven en establos y tenadas. Fíjese, el cordero que ha visto antes con su madre hace muy poco que ha nacido aquí, en plena dehesa. No como otros que nacen en cautividad, como sus madres. Todos tristes. La madre de éste, en cambio, está muy contenta. 


—Por lo que veo, la alegría de la reciente madre tiene un doble origen: por una parte, por tener un nuevo retoño; por otra, por intuir que siempre disfrutará de estos pastos y de esta libertad— continué con la línea argumental del pastor.


—Pues mire usted, cuando dentro de un año y medio me jubile, no creo que nadie tenga ganas de cuidar este rebaño como lo hago yo— me respondió con cierto aire melancólico.


Yo también me entristecí un poco, pues cada vez quedan menos pastores. Cuando los más viejos se jubilen, no parece que haya mucha gente dispuesta a coger el testigo, como refirió nuestro hombre, probablemente uno de los últimos pastores castellanos. Por ello, me atreví  a pedirle permiso para fotografiarle.


—¿No le importaría que le hiciera un par de fotos? Son para plasmarlas en un artículo que estoy elaborando sobre las maravillas de esta dehesa. Su rebaño y usted forman parte de ambas— le adulé, más por merecimiento personal que para que me concediera el favor de fotografiarle, que, por otra parte, creí que rechazaría.


—No sé… soy bastante feo— me contestó, sonriendo, para a continuación preguntarme—: ¿Entonces, eso que ha estado escribiendo es para ese artículo que está haciendo? Porque llevo un rato viéndole cómo no para de mamporrear ese cacharro que tiene entre manos.


Andrés, junto a su perro. (22-04-2017)


 ---Dice bien, escribo tecleando el móvil. En una aplicación del mismo, apunto nombres de plantas, de árboles, los pájaros que oigo, así como las distancias, la orientación y otros detalles. Luego, fotografío lo más relevante —empiezo con mis explicaciones—. Ya, en casa, intento dar cuerpo a un contenido que pueda servir para publicarlo en Tribuna de Burgos, un periódico que sólo aparece en internet. Si usted apareciera le aportaría un componente más humano, más cálido y creíble— respondo a sus preguntas, sin olvidarme de las fotos personales.


—Bien, puede hacerme algunas fotos— me dijo, sorprendiéndome agradablemente.


Tras agradecerle su gesto, procedí a fotografiarle, aunque con cierto nerviosismo, pues sentía que estaba robándole parte de su intimidad.


Andrés, posiblemente uno de los últimos pastores castellanos. (22-04-2017)


Finalmente, le agradecí el tiempo dedicado y, tras conocer nuestros nombres, nos despedimos.


—Muchas gracias, Andrés. Ha sido muy amable conmigo. Es posible que, a partir de ahora, me vea más veces por aquí, haciendo fotografías y escribiendo los nombres de plantas y pájaros, durante las diversas estaciones del año.


—Entonces, aquí nos veremos. Vaya usted con Dios.


Recuerdo que aquel día, cuando regresé a casa, casi lo primero que hice fue encender el ordenador para introducirme en IBERPIX 4 y, así, salir de dudas. Para mi sorpresa, observé el nombre de cueva del Peluquillo cuando aumentaba medianamente la imagen del mapa, mientras que cuando procedía a incrementarla más, me bailaban las letras, pues la ele se tornaba en ene, pasando de Peluquillo a Penuquillo, por lo que Andrés no andabadesencaminado. Tiempo más tarde, observé que algunos internautas identifican el Cerro de la Cueva con Peña de la Torca. Algo que no coincide con lo señalado en el mapa IBERPIX 4, como antes referimos.


Iberpix 4. Sierra de las Mamblas con el nombre de Cueva del Peluquillo.


IBERPIX 4. Sierra de las Mamblas. Ampliando más se observa el nombre de cueva del Penuquillo




 

 

INTERMITENTE

PERSISTENTE LEVE

PERSISTENTE MODERADA

PERSISTENTE SEVERA

Síntomas diurnos

No (2 veces o menos a la semana)

Más de 2 veces a la semana

Síntomas diariamente

Síntomas continuos (varias veces diarias)

Medicación de alivio (Broncodilatador de rescate: Beta2 adrenérgico)

No (2 veces o menos a la semana)

Más de 2 veces semanales, pero no diariamente

Todos los días

Varias veces al día

Síntomas nocturnos

No más de 2 veces al mes

Más de 2 veces al mes

Más de una vez a la semana

Frecuentes

Limitación de la actividad

Ninguna

Algo

Bastante

Mucha

Función respiratoria (FEV1 o PEF) % teórico

> 80%

> 80%

> 60% - <80%

<60%

Exacerbaciones

Ninguna

Una o ninguna al año

Dos o más al año

Dos o más anuales

 

La espirometría es también fundamental para establecer el grado de severidad del asma, puesto que cuanto más bajo sea el valor del FEV1 más severa es la enfermedad y el riesgo de exacerbación aumenta concomitantemente.

 

Es preciso referir que es suficiente la presencia de cualquiera de las situaciones mostradas en la tabla para clasificar al asma en intermitente o en persistente, en sus diversos grados (ligera, moderada y severa).

 

¿Cuándo decimos que el asma está bien controlada?

 

Según la mejor guía internacional de manejo del asma, la de la GINA (Global Initiative for Asthma 2019), el grado de control del asma se evalúa tras establecer un tratamiento de fondo con corticoides inhalados (budesonida, fluticasona, beclometasona, ciclesonida, mometasona) con o sin broncodilatadores de acción prolongada (formoterol, salmeterol, vilanterol), en base a los datos obtenidos en la espirometría y en la respuesta a las mismas preguntas utilizadas para establecer la severidad de la misma.

 

Según los datos obtenidos podremos ver si el asma está bien controlada, parcialmente controlada o mal controlada, como se aprecia en la tabla anexa.

 

 

Bien controlada (deben cumplirse todos los siguientes)

Parcialmente controlada (Cualquier valor de los siguientes en cualquier semana)

Mal controlada (si ≥3 características de asma parcialmente controlada)

Síntomas diurnos

Ninguno (≤2 veces a la semana)

>2 veces a la semana

 

Medicación de alivio(Broncodilatador de rescate: Beta2 adrenérgico)

Ninguna (≤2 veces a la semana)

>2 veces a la semana

 

Síntomas nocturnos/despertares

Ninguno

Cualquiera

 

Limitación de la actividad

Ninguna

Cualquiera

 

Función respiratoria (FEV1 o PEF) % teórico

FEV 1>80% del valor teórico

PEF > 80% mejor valor personal

FEV 1<80% del valor teórico

PEF < 80% mejor valor personal

 

Exacerbaciones

Ninguna

≥1 al año

≥1 en cualquier semana

 

Es bueno mencionar aquí que la mayoría de los pacientes con asma responden bien a un tratamiento de fondo, cuyo objetivo fundamental es neutralizar la inflamación de la vía aérea, siendo los mejores antiinflamatorios los corticoides inhalados, a dosis de microgramos, pues exhiben una alta efectividad y una notable seguridad, dado que la dosis que no inhalan (como un 80% del total) y degluten es eliminada en, gran parte, en el hígado, en un primer paso metabólico. Además, tal dosis tiende a descenderse periódicamente (cada 4 meses) en caso de comprobar estabilidad clínica y funcional (en los niños, verdadera ganancia). De esta suerte, el tratamiento óptimo es el que controla al paciente con la dosis mínima de corticoides inhalados, variable en cada sujeto. Si no, sería preciso reevaluar la situación.

 

¿Cuáles son los principales factores de riesgo de sufrir exacerbaciones?

 

El principal factor de riesgo de sufrir crisis asmáticas es tener mal controlado el asma.  Luego, existen una serie de factores de riesgo modificables, incluso en pacientes con pocos síntomas de asma, que siempre deben tenerse en cuenta, entre los que se hallan los siguientes:

 

- Mal manejo de los corticoides inhalados, por no prescribirse, mala adherencia o por incorrecta técnica de inhalación.

 

- Exposiciones nefandas: al tabaco, contaminantes atmosféricos, a alérgenos a los que está sensibilizado y cuya inhalación le provoca síntomas.

 

- Comorbilidades: obesidad, rinosinusitis crónica, reflujo gastroesofágico, alergia alimentaria, ansiedad y depresión.

 

- Infecciones agudas de las vías aéreas superiores, frecuentemente de origen vírico, complicadas con sinusitis maxilar y bronquitis aguda.

 

- Función pulmonar precaria: bajo FEV1, especialmente si es inferior al 60% del valor teórico.

 

- Antecedentes de intubación o asistencia a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por crisis severas.

 

- Sufrir una o más exacerbaciones en los últimos 12 meses.

 

Actividad física y asma

 

Después de explicar estos conceptos básicos sobre el asma, estamos en disposición analizar los efectos beneficiosos de la práctica de actividad física aeróbica en el asma.

 

Lo que en las siguientes líneas voy a resumir son una serie de estudios epidemiológicos, la mayoría experimentales, que han revelado que un programa de entrenamiento físico aeróbico seguido por pacientes con asma moderado o severo consigue mejorar su forma física (fitness cardiorrespiratorio), su calidad de vida, reducir la sintomatología, así como el estrés y la ansiedad.

 

Efecto protector del ejercicio físico en el asma: Subir escaleras (escalinata de acceso a la portada del Sarmental de la Catedral de Burgos) es una buena forma de efectuar ejercicio físico aeróbico.

 

Efecto protector de la actividad física en el asma: algo tan sencillo o costoso como subir escaleras es un buen ejercicio aeróbico, que ayuda a controlar mejor el asma, además de contribuir a mejorar nuestra forma física y a reducir la tasa de muerte por todas las causas, entre otros muchos efectos saludables.

 

En agosto del 2010 se publicó en la revista oficial del Colegio Americano de Neumólogos (Chestun estudio experimental brasileño que reveló cómo un programa de entrenamiento aeróbico, durante 3 meses, reducía la clínica, aumentaba los días libres de ansiedad y depresión, así como la calidad de vida de los 50 pacientes que, por procedimientos de aleatorización, se beneficiaron de esta intervención (más ejercicios respiratorios y educación sobre asma), con respecto a los 51 que sólo recibieron un programa educativo más ejercicios respiratorios. (11)

 


Más tarde, en febrero del 2011, se publicó en una revista especializada (Medicine & Science in Sports & Exercise), otro estudio experimental efectuado por el mismo grupo de investigadores, Felipe Mendes y colegas, que, basándose en el efecto antiinflamatorio del ejercicio físico aeróbico en enfermedades crónicas, pretendió comprobar si también un programa controlado de entrenamiento aeróbico era capaz de exhibir un efecto antiinflamatorio en pacientes con asma moderado y severo, mediante la reducción del recuento de eosinófilos en el esputo (objetivo principal) y la disminución del óxido nítrico exhalado (FeNO), como medida indirecta de inflamación por eosinófilos (objetivo secundario). Para ello, distribuyeron por aleatorización a los 68 sujetos de la muestra en dos grupos: uno, el control, que siguió un programa educativo sobre asma y ejercicios respiratorios; el otro, se benefició, además, de un programa de entrenamiento aeróbico. Tras realizar controles semanales, durante tres meses, pudo comprobarse que los pacientes que efectuaron el citado ejercicio físico aeróbico experimentaron una reducción significativa de sus niveles de eosinófilos en esputo y del FeNO (r: 0,7 y 0, 9, respectivamente), sobre todo, en los que partieron con mayores niveles inflamatorios versus los del grupo control. (12)


Otros hallazgos de este ensayo fueron la observación de un mejor estado de forma física (mejor consumo máximo de oxígeno: V˙O2max), mayor número de días libres de síntomas y menores exacerbaciones por parte de los pacientes que cayeron en el grupo de intervención, o sea, los que siguieron el programa de entrenamiento aeróbico.


Si bien estos boyantes resultados se obtuvieron en pacientes adultos, también en niños se ha comprobado, mediante estudios experimentales, que un programa de entrenamiento aeróbico mejoraba su estado de forma física (mayor V˙O2max), aumentaba su calidad de vida y lograba reducir las dosis diarias de corticoides inhalados. (13)


Posteriormente, en agosto del 2015, Carvalho y Mendes vuelven a la carga, para publicar, en la revista de la Sociedad Británica de Neumología (Thorax), otro estudio experimental en el que establecieron como objetivo principal ver si un programa de entrenamiento aeróbico era capaz de reducir la hiperreactividad bronquial y los marcadores inflamatorios de un grupo de pacientes afectos de asma moderada y severa. (14)


Para ello, distribuyeron por aleatorización a los 58 participantes (de 20 a 59 años) en dos grupos: uno, el control, que se benefició de un programa de educación para la salud en asma más un programa de yoga con ejercicios respiratorios, dos sesiones semanales de 30 minutos; el otro, el de la intervención, cuyos integrantes efectuaron, además, un programa de entrenamiento aeróbico, consistente en dos sesiones semanales durante tres meses, de ejercicio en tapiz rodante, durante 35 minutos (5 minutos de calentamiento, 25 minutos de tapiz y 5 de distensión/relajación).


Obviamente, todos los participantes siguieron recibiendo su tratamiento médico del asma (corticoides inhalados con o sin broncodilatadores de acción prolongada).


Pues bien, a la conclusión del estudio observaron que los que practicaron el citado ejercicio aeróbico se beneficiaron de una reducción de su hiperreactividad bronquial, medida con la técnica de provocación con histamina indicada por la Sociedad Americana de Neumología ( ATS)15, así como de una disminución de ciertos biomarcadores inflamatorios (interleucina 6, IL-6, proteína quimiotáctica de monocitos, MCP-1), además de sufrir menos exacerbaciones y aumentar su calidad de vida (AQLQ), con respecto a los del grupo control.


También apreciaron una significativa reducción del recuento de eosinófilos en el esputo y del FeNO en los pacientes que tenían mayor grado de inflamación, como ya comprobaron en estudios previos. (12)


Ejercicio físico en obesos con asma


Estos resultados son concordantes con los obtenidos en otro estudio experimental, de autoría australiana, que reveló cómo un programa de entrenamiento aeróbico más dieta conseguía reducir células inflamatorias del esputo, véase eosinófilos y neutrófilos, así como la interleucina 6 de una muestra de pacientes obesos afectos de asma. (16) 


Posteriormente, en el 2018, se publicó en la revista oficial de la Sociedad Europea de Neumología (European Respiratory Journal), un estudio epidemiológico experimental que reveló cómo un programa de ejercicio más dieta para perder peso, seguido por una muestra de obesos, durante tres meses, logró mejorar la actividad física durante el tiempo libre (controlada con acelerómetro), reducir la sintomatología asmática y los síntomas depresivos, así como mejorar el rendimiento del sueño, con respecto al grupo placebo, que sólo recibió el tratamiento dietético. (17)


Todo ello indica que la práctica de ejercicio físico puede exhibir auténticos efectos antiinflamatorios en el asma, tanto de obesos como de personas con peso normal, y que, por ello, es una excelente estrategia complementaria al tratamiento médico de esta enfermedad respiratoria crónica.


Pero ¿la actividad física podría ejercer un efecto preventivo de asma?


Aunque no hay suficiente información científica para posicionarse claramente, buscaremos pistas que puedan ayudarnos en tal tesitura, analizando la información aportada por los estudios de mayor rigor.


Empezaremos con los resultados obtenidos en una revisión sistemática y metaanálisis de estudios observacionales, de autoría holandesa, publicada, en diciembre del 2012, en una revista de calidad contrastada (PLOS/one). (18)


Marianne Eijkemans y colegas, responsables del trabajo, seleccionaron 5 estudios prospectivos, que incluyeron a 85.117 participantes (niños, adolescentes y adultos), que no padecían asma al principio del estudio. Tras el correspondiente seguimiento (de 9 a 10 años), apreciaron una asociación entre un mayor nivel de actividad física (quintil, tercil más altos, o actividad vigorosa) y un menor riesgo de asma, inicialmente no significativo (=R:0.88 (IC 95%: 0.77–1.01), pero al excluir el estudio de menor calidad metodológica, la asociación se tornó significativa: un 13% de reducción del riesgo de asma (0.87 (95% CI: 0.77–0.99), con respecto a los de menor nivel de ejercicio físico (quintil y tercil más bajos, sedentarios o bajo nivel de actividad física, según el estudio). Bien cierto es que la significación fue real, aunque tenue.


Posteriormente, en abril del 2016, se publicaron (BMC Pediatricslos resultados de un metaanálisis de tres estudios observacionales longitudinales (muestra total: 550), de autoría danesa, que reveló cómo un bajo nivel de actividad física se asoció con un mayor riesgo de asma en niños y adolescentes, años más tarde: un 35% superior (OR: 1.35, IC: 1.13 a 1.62). (19)


No obstante, se apreció un relevante grado de heterogeneidad entre los estudios citados que redujo la fortaleza de la significación alcanzada.


Así, el menor grado de ejercicio físico asociado a este mayor riesgo de asma varió de un estudio a otro: mayor tiempo dedicado a ver la televisión, menor participación en actividades deportivas, menos tiempo empleado a jugar en deportes de equipo, versus menos televisión, más actividad física-deportiva y más deporte de equipo, respectivamente.


Años más tarde, en mayo del 2018, se publicó (J Epidemiol Community Health) una investigación novedosa, un análisis longitudinal bidireccional, que en absoluto reveló una asociación entre la actividad física y el asma, en un sentido o en otro. (20)


Hubo que esperar hasta enero del 2020 para ver publicado otro estudio prospectivo (Pediatric Pulmonology), también llevado a efecto por Marianne Eijkemans y colegas, en el que controlaron a 1838 niños recién nacidos (KOALA Birth Cohort Study) durante 10 años, a fin de observar una posible asociación entre el nivel de actividad física y la incidencia de asma. (21)


Tras evaluar, al inicio del estudio, el nivel de ejercicio físico a los 4 o 5 años de edad, referido en cuestionarios (información subjetiva) y en unos pocos (301) con medidas objetivas (acelerómetro) y, posteriormente (entre los 6 y 10 años), los nuevos casos de asma (objetivo o resultado principal del estudio), mediante cuestionarios específicos (ISAAC), así como la función pulmonar con espirometrías en un subgrupo (485 participantes), comprobaron que el grado de actividad física referida por el total de la muestra  no se asoció ni con el desarrollo de asma ni con la función pulmonar.


Sin embargo, cuando sólo se analizó al grupo de participantes que fueron objeto de una medición objetiva del nivel de ejercicio físico (acelerometría), apreciaron que los niños que efectuaron menos actividad física, inferior a una hora diaria, tenían una función pulmonar significativamente menor, con un cociente FEV1/FVC más bajo (puntaje z β, −0.65; intervalo de confianza del 95%, −1.06 a −0.24).


“Este estudio es el primero que ha revelado una asociación entre el sedentarismo y una menor función respiratoria (inferior cociente FEV 1/FVC), años más tarde, en la infancia, comportándose como un posible factor causal de asma. Sin embargo, se requieren más estudios que reproduzcan estos resultados, dado el escaso número de niños (62) a los que se midió objetivamente tanto el nivel de actividad física (acelerometría) como la función respiratoria (espirometría)”, concluyen los autores.


Apuntes finales


A la luz de los conocimientos científicos actuales, si los pacientes afectos de asma practicaran regularmente actividad física, se beneficiarían con reducciones significativas de la sintomatología, riesgo de exacerbaciones, mortalidad total y específica, así como de un aumento de la calidad de vida. Sin embargo, su capacidad para reducir el riesgo de desarrollar asma (prevención primaria), parece asunto más controvertido, aunque ciertas líneas de investigación nos hacen ser optimistas, pues, cuando menos, el sedentarismo tiende a incrementar el riesgo de adquirir esta enfermedad respiratoria crónica.


Según mi propia experiencia como neumólogo con especial dedicación al manejo diagnóstico y terapéutico de pacientes con asma, entre  las estrategias terapéuticas más efectivas y seguras destacan la educación en estilos de vida saludables, reduciendo factores de riesgo y de exacerbaciones, así como el establecimiento de un buen tratamiento farmacológico de esta enfermedad, a fin de conseguir un buen control de la misma, normalizando la función, reduciendo la clínica, previniendo exacerbaciones y aumentando la calidad de vida. Logros que permitirían efectuar altos niveles de actividad física, que, a su vez, contribuirían a un mejor control de esta enfermedad crónica. De esta forma, la mayoría de nuestros pacientes en absoluto verían reducida su esperanza de vida en buena salud.


En fin, considero crucial que el ser humano efectúe ejercicio físico regular, desde su más tierna infancia, porque es una de las estrategias que más puede contribuir a incrementar la salud en su triple dimensión: física, mental y social. De esta suerte, también podríamos alcanzar altas cotas de felicidad.

                                                    Dr. Félix Martín Santos


FUENTES BIBLIOGRÁFICAS


1. GEMA 4,3. Guía Española de Manejo del Asma.


2.  Cockcroft DW, Murdock KY, Berscheid BA, Gore BP. Sensitivity and specificity of histamine PC20 determination in a random selection of young college students. J Allergy Clin Immunol. 1992; 89: 23-30.


3. GBD 2015 Chronic Respiratory Disease Collaborators. Global, regional, and national deaths, prevalence, disability-adjusted life years, and years lived with disability for chronic obstructive pulmonary disease and asthma, 1990–2015: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2015. Lancet Respir Med. 2017; 5(9): 691-706


4. Grupo Español del Estudio Europeo en Asma. Estudio europeo del asma Prevalencia de hiperreactividad bronquial y asma en jóvenes en 5 regiones de España. Med Clin (Barc). 1996; 106: 761-7.


5. Urrutia I, Aguirre U, Sunyer J, Plana E, Muniozguren M, Martínez J, et al. Cambios en la prevalencia del asma en la población española del Estudio de Salud Respiratoria de la Comunidad Europea (ECRHS-II). Arch Bronconeumol. 2007; 43: 425-30.


6. Carvajal-Urueña I, García-Marcos L, Busquets-Monge R, Morales Suárez-Varela M, García de Andoin N, Batlles-Garrido J, et al. Variaciones geográficas en la prevalencia de síntomas de asma en los niños y adolescentes españoles.International Study oz Asthma and Allergies in Chilhood (ISAAC) fase III España. Arch Bronconeumol. 2005; 41: 659-66.


7. García-Marcos L, Blanco A, García G, Guillén-Grima F, González C, Carvajal I, et al. Stabilization of asthma prevalence among adolescents and increase among schoolchildren (ISAAC phases I and III) in Spain. Allergy. 2004; 59: 1301-7. 8. Pereira A, Sánchez JL, Maldonado JA.


8. Parental smoking habits and prevalence trends of childhood asthma: four surveys during 1998-2013. Sotirios Fouzas, Panagiotis Lambropoulus, Styliani Malliori, Olga Lagiou, Kostas Priftis, Michael Anthracopoulos. European Respiratory Journal 2017 50: PA 1858.


9. Incidence and risk factors for asthma from childhood to Young adulthood. Linnea Hedman, Helena Backman, Caroline Stridsman, Martin Andersson, Eva Rönmark. European Respiratory Journal 2018 52: PA 1147.


10. Global Initiative for Asthma (GINA 2019).


11. Effects of Aerobic Training on Psychosocial Morbidity and Symptoms in Patients With Asthma. A Randomized Clinical Trial. Felipe A.R. Mendes, MSc, Raquel C. Gonçalves, MSc, Maria P.T. Nunes, MD, Beatriz M. Saraiva-Romanholo, PhD, Alberto Cukier, MD, Rafael Stelmach, MD, Wilson Jacob-Filho, MD, Milton A. Martins, MD, Celso R.F. Carvalho. Chest. August 2010Volume 138, Issue 2, Pages 331–337


12. Effects of Aerobic Training on Airway Inflammation in Asthmatic Patients. FELIPE MENDES;FRANCINE ALMEIDA;ALBERTO CUKIER;RAFAEL STELMACH;WILSON JACOB-FILHO;MILTON MARTINS;CELSO CARVALHO. Medicine & Science in Sports & Exercise. 43(2):197-203, FEB 2011.


13. Exercise Training on Disease Control and Quality of Life in Asthmatic Children ADRIANA FANELLI;ANNA CABRAL;JOSE NEDER;MILTON MARTINS;CELSO CARVALHO. Medicine & Science in Sports & Exercise. 39(9):1474-1480, SEP 2007.


14. Aerobic training decreases bronchial hyperresponsiveness and systemic inflammation in patients with moderate or severe asthma: a randomised controlled trial Free. Andrezza França-Pinto, Felipe A R Mendes, Regina Maria de Carvalho-Pinto, Rosana Câmara Agondi, Alberto Cukier, Rafael Stelmach, Beatriz M Saraiva-Romanholo, Jorge Kalil, Milton A Martins, Pedro Giavina-Bianchi, Celso R F Carvalho. Thorax. Volume 70 issue 8. Medicine & Science in Sports & Exercise. 43(2):197-203, FEB 2011.


15. Crapo RO, Casaburi R, Coates AL, et al. Guidelines for methacholine and exercise challenge testing-1999. Am J Respir Crit Care Med 2000;161:309–29.


16. Scott HA, Gibson PG, Garg ML, et al. Dietary restriction and exercise improve airway inflammation and clinical outcomes in overweight and obese asthma: a randomized trial. Clin Exp Allergy 2013;43:36–49.


17. Exercise improves physical activity and comorbidites in obese adults with asthma. Patricia D Freitas, Aine G Silva, Palmira G. Ferreira… Celso R F Carvalho. European Respiratory Journal 2018 52: OA 1619.


18. Physical Activity and Asthma: A Systematic Review and Meta-Analysis Marianne Eijkemans,  Monique Mommers,  Jos M. Th. Draaisma,  Carel Thijs,  and Martin H. Prins. PLoS One. 2012; 7(12): e50775. Published online 2012 Dec 20. doi: 10.1371/journal.pone.0050775


19. Childhood asthma and physical activity: a systematic review with meta-analysis and Graphic Appraisal Tool for Epidemiology assessment. Lene Lochte, Kim G. Nielsen, Poul Erik Petersen, and Thomas A. E. Platts-Mills. BMC Pediatr. 2016; 16: 50. Published online 2016 Apr 18. doi: 10.1186/s12887-016-0571-4.


20. J Epidemiol Community Health. 2018 Sep;72(9):770-775. doi: 10.1136/jech-2017-210287. Epub 2018 May 5. Physical activity and asthma: cause or consequence? A bidirectional longitudinal analysis. Cassim R1,2, Milanzi E1, Koplin JJ1,2, Dharmage SC1,2, Russell MA1,2.


21. Marianne Eijkemans,  Monique Mommers, Teun Remmers, Jos M. Th. Draaisma, MD, Martin H. Prins,  and Carel Thijs. Pediatr Pulmonol. 2020 Jan; 55(1): 76–82. Physical activity and asthma development in childhood: Prospective birth cohort study. Published online 2019 Sep 30. doi: 10.1002/ppul.24531